En base a las tesis enunciadas aquí, llamamos a todos los militantes y grupos revolucionarios a centralizar sus esfuerzos con los nuestros en la lucha por la dictadura del proletariado para abolir el trabajo asalariado. Dentro de la comunidad de lucha de la que somos parte no se trata de sumar puntos ideológicos de diferencia y de coincidencia; sino de coordinar efectivamente la práctica común que ya realizamos y que se potenciará por dicha coordinación; no se trata de resolver las insuficiencias y debilidades que todos tenemos, cada uno por su cuenta, cada uno en su lugar, lo que es directamente imposible; sino, por el contrario, de estructurar y centralizar la práctica común que nos unifica y que constituye el cuadro adecuado para la discusión militante y para resolver los enormes problemas que tenemos ante nosotros. Compañeros, es en la práctica revolucionaria consecuente, en la respuesta a todos los niveles y en todos los planos, a los ataques del capital que se decantará la dirección revolucionaria que necesitamos. Todas las "revoluciones" hasta ahora se hicieron en nombre de la ciencia y de la razón y a ello corresponde el hecho de que sus ideólogos elaboraran siempre una lista de principios con los que quisieran amoldar el movimiento, la revolución que tenemos ante nosotros no tiene nada que ver con todo eso, surge de la necesidad más real y profunda del hombre real concreto, del proletariado afirmando su interés en una vida verdaderamente humana y como tal es y será una ruptura profunda con toda ideología, con la ciencia, con la razón, con la idea misma de progreso. Compañeros, asumamos lo que realmente somos y por lo cual hemos surgido, asumamos la práctica consecuente y revolucionaria del comunismo, del Partido Comunista.

Grupo Comunista Internacionalista (GCI)

Lea "Comunismo" - órgano central en castellano del GCI


TE58 : Tesis 58