Situarse hoy en la línea histórica del Partido, significa actuar en la forma más consecuentemente posible (siempre que nuestras escasas fuerzas lo permitan) como los elementos más decididos, los que empujan adelante al resto del proletariado. Situarse hoy en la línea histórica del Partido significa actuar en la forma más consecuente posible, en la real comunidad de lucha contra el capital, intentando hacerla consciente de su propia existencia, de su fuerza, de su perspectiva, de organizarla, de dirigirla. Situarse hoy en la línea histórica del Partido, significa hoy que con la misma firmeza que se es tajante y se enfrenta al enemigo, en todas sus variantes incluyendo el oportunismo y el centrismo, se es compañero, se es solidario con todos los proletarios que luchan contra el capital en todas partes del mundo. Situarse hoy en la línea histórica del Partido es continuar infatigablemente el trabajo histórico iniciado por las fracciones comunistas, de balance de las experiencias y derrotas del pasado, es trabajar infatigablemente en la formación de los cuadros revolucionarios.

Situarse hoy en la línea histórica del Partido, es asumir el hecho de que nuestro grupo, así como cualquier otro grupo de revolucionarios existente en el mundo, es una expresión, una estructura, necesaria e indispensable para la constitución del Partido, pero no es el Partido mismo, que en el desarrollo del Partido en términos del arco histórico, nuestro grupo, como otros, es sólo un episodio efímero en la vida del Partido y sus tentativas por constituir un órgano de dirección internacional.

De la misma manera que la Liga de los Comunistas e incluso la Internacional, no fueron más que episodios (indispensables) en la vida del Partido, nuestra acción y nuestro voluntad, están dirigidas explícita y conscientemente a superar la forma actual y aun grupuscular que constituye, sin embargo, una mediación indispensable para dicha superación. Hablar de Partido Histórico, sin ser consecuente y asumir una actividad práctica, necesariamente grupuscular, es idealista y reaccionario. Pero el tener claro como grupo que el mismo no es un fin sino una mediación a superar es fundamental y demarcatorio.


TE57 : Tesis 57