En efecto, a pesar de que aún vivimos una fase de reconstitución embrionaria del proletariado (fase sectaria por excelencia), a pesar de las insuficiencias, las debilidades, las experiencias parciales, el desconocimiento de la obra de las fracciones comunistas, etc., y aunque más no sea en forma embrionaria, vuelve a sentirse hoy en todo el mundo, la necesidad de la centralización internacional, de constituir una sola dirección internacionalista y comunista.

Frente a esto, se desarrollan una vez más, un conjunto de ideologías que ya hoy constituyen el principal obstáculo a aquella tendencia. Merece destacarse, en primer lugar, todas aquellas que consideran la "internacional" a venir como una adición de partidos nacionales ya constituidos. En el mismo plano se encuentran otro conjunto de creadores de internacionales, que en general tienen muy poco que ver con la real comunidad de vida y lucha del proletariado internacional y que, en interminables debates teoricistas imaginan, un conjunto de principios formales a los que quieren amoldar el movimiento, llegando incluso a imaginar un conjunto de normas ideológicas (declaración de principios) que según ellos debieran garantizar contra las desviaciones. Nunca una organización, producto de la clase obrera y que sirviera a la revolución social, se organizó sobre tal base. Este es el esquema clásico de las organizaciones ideológicas del capital, desde las iglesias a los partidos políticos burgueses. En particular, estos constructores de internacionales siguen la línea histórica de la Segunda Internacional y de su centro formal. La organización internacional del proletariado, será el producto histórico (y no inmediato) de la organización y centralización de la comunidad de lucha contra el capital que se desarrolla prácticamente y como tal se situará, una vez más, fuera y contra todos aquellos que pretenden amoldar el movimiento proclamando desde lo alto de una tribuna, un conjunto de principios ideológicos. La prefiguración efectiva del Partido internacional de mañana, existe hoy en la acción real de un conjunto no centralizado aún de minorías proletarias que en su lucha real, en sus rupturas sucesivas, vuelven a situarse en la línea histórica del Programa invariante y del Partido.


TE55 : Tesis 55