La importancia de estas ideologías parcializadoras del capitalismo mundial como el antiracismo o el feminismo, cuyo objetivo es el combatir la unificación del proletariado internacional puede comprenderse teniendo en cuenta que cada uno de esos movimientos de movilización estatal se dirige a atraer a la mayoría de la población proletaria del planeta y desviarla de sus objetivos clasistas y revolucionarios. Los feministas más radicales no dejan nunca de mencionar que sus reivindicaciones conciernen la mayoría de la población del planeta que son mujeres. El antiracismo radical por su parte tiene las mismas pretensiones, dado que el proletariado cuyo color de la piel, o cuyo carácter de inmigrado o hijo de inmigrado, le determina formas particularmente atroces de explotación por parte del capital, es de lejos la gran mayoría del proletariado mundial. De ahí también la importancia de la crítica revolucionaria de tales ideologías, que serán barridas por la lucha unificadora del proletariado de todos los colores, de todos los sexos, de todas las edades, emigrantes (e inmigrantes) de todos lados hacia todos lados, contra el capital mundial. Es ya hoy en esa comunidad de lucha real y en su desarrollo que se destruye y se destruirán el racismo y el antiracismo, el llamado "problema de la mujer" y el feminismo, etc.

TE39C : Tesis 39C