La democracia "obrera" (es decir "el gobierno del pueblo obrero") no hace más que intentar mantener todas las mediaciones propias al capital (entre política y economía, entre hombre y sociedad,...) sustituyendo el culto del parlamento, de las libertades de los individuos atomizados, por el de los "soviets democráticos", los "sindicatos libres", las "asambleas generales soberanas", "el obrero libre", lo que desde el punto de vista del contenido es exactamente lo mismo: en ambos casos el sujeto no es una clase subversiva con un programa y una dirección revolucionaria; sino el individuo libre sea obrero o no. Al mito aclasista del ciudadano, del pueblo, de la nación, versión "democrático burguesa" le corresponde este otro, tan aclasista y burgués como aquel, de los "obreros, las "masas proletarias" (definidas sociológicamente), de la "mayoría explotada" propio a la "democracia obrera". Una vez más la terminología "obrera", solo sirve para esconder y hacer pasar el substrato de la sociedad capitalista como si fuese una conquista obrera.

TE30 : Tesis 30