La división ideológica del mundo en tres, uno "capitalista" otro "socialista" y otro "subdesarrollado o tercermundo", producto de la derrota del proletariado, tiende a consolidar y perpetuar esta derrota, al destruir la unidad orgánica de intereses y objetivos del proletariado internacional. Aunque la misma se utilice "inocentemente" como "simple descripción de la realidad" contiene de hecho dicha destrucción dado que de una u otra forma siempre incluye el presupuesto ideológico de que el proletariado tendría diferentes tareas en cada uno de estos "mundos". Más allá de que sus ideólogos sostengan o no consecuentemente, la necesidad de profundizar la democracia en el "primer mundo" o de hacer una lucha por el socialismo solo en ese mundo; la necesidad de las reformas políticas (o de la "revolución política") en el "segundo mundo" y la necesidad de las tareas democrático burguesas y la liberación nacional en el "tercero", dicha ideología conduce irremediablemente al proletariado a negarse como clase internacional, y en la práctica a participar, bajo cualquier tipo de pretexto, en las diferentes luchas interfracciones y guerras capitalistas por el reparto del mundo.

TE27 : Tesis 27