Así la sociedad burguesa desarrolla una esfera particular (el proletariado) que es en sí misma la negación de toda esfera particular, una clase empujada (determinada) a constituirse como tal, y a transformarse en clase dominante para la abolición de todas las clases. Por lo tanto el proletariado constituye un ser cuya plenitud de realización es su autosupresión. Mientras las clases revolucionarias del pasado se afirmaban como poder y esfera particular para instaurar una nueva forma de dominación y en la defensa de la misma se consolidaban como fuerzas reaccionarias, el proletariado se afirma como clase para eliminar toda dominación, toda explotación, todo Estado.

TE18 : Tesis 18