La democracia nace de la disolución de la comunidad primitiva, del desarrollo del intercambio, de la mercancía, de la propiedad privada, de la sociedad de clases, de la gestación histórica del individuo,... de la separación del hombre con respecto al hombre en la producción de su vida. Su desarrollo, es el desarrollo de la dictadura del valor sobre las necesidades humanas, es el desarrollo del terrorismo de Estado contra las clases explotadas. Con la dominación total del valor valorizándose, del carácter fetiche de la mercancía -el terrorismo capitalista- la democracia- llega a su apogeo. No se trata de una esfera particular, o de una mera forma de dominación, sino de la esencia invariante que, atomizando y unificando sobre bases ficticias a su enemigo histórico, perpetúa la sociedad del capital. La democracia subsume todos los aspectos de la vida, niega prácticamente la existencia de clases con intereses irremediablemente antagónicos para afirmar la única comunidad que le es propia: la comunidad del dinero, que reproduce el individuo-ciudadano-libre competidor-hombre nacional, cuyo corolario es el pueblo, encuadrado por las estructuras partidarias y sindicales constitutivas del Estado.

TE11 : Tesis 11