El capital, imposibilitado de suprimir la anarquía económica -que es su propia ley- ni al proletariado -portador del comunismo- pues es el único productor de valor, sin el cual no puede existir, busca el aumento de la valorización de cada capital particular, pero esto solo se realiza haciendo descender el ritmo de valorización en general, lo que se traduce en fases de expansión cada vez más potentes inevitablemente clausuradas por crisis cada vez más profundas y brutales que ponen en cuestión económica, social, ideológica y políticamente la existencia misma de todo el sistema social capitalista.

TE10 : Tesis 10