La guerra que la Coalición, dirigida por Estados Unidos, desarrolla en Irak está también aquí, en Europa, en Australia, en Estados Unidos, en México, en Indonesia,... Los atentados de Madrid confirmaron esta realidad: Madrid es Bagdad, como mañana cualquier otra metrópolis europea o americana puede ser Basora o Faluya. En este mundo no hay inocentes y objetivamente no son considerados así los habitantes de los países cuyos estados masacran por doquier. Fue necesaria la imponente masacre de proletarios en Madrid para que algunos proletarios en ese país asumieran esta brutal realidad y salieran a pelear contra sus opresores, contra quienes los envían a la guerra y los hacen participar en la retaguardia de la misma (trabajando, votando, pagando impuestos, ...), gritando la terrible verdad: “Vosotros hacéis las guerras nosotros ponemos los muertos”.
Recién cuando el terrorismo, que “nuestros” burgueses y “nuestros” estados aplican por doquier, tocó indiferenciadamente a nuestros hermanos de Madrid hubo fracciones del proletariado en España y otros países europeos que comenzaron a retomar su terreno de clase luchando contra quienes nos/los envían a morir y matar en defensa de los intereses de los burgueses del mundo. No se trata de cambiar un gobierno por otro, ni de oponer la paz burguesa a la guerra; la paz es siempre parte de la guerra. Ya sabemos lo que pueden valer las promesas de los “socialistas” de España (recordemos la prometida ruptura con la OTAN, que nunca se efectuó y que pautó la campaña de esos mismos socialistas hace algunas décadas). Si retiraron las tropas de Irak, es por miedo a nosotros proletarios, porque no hubiesen podido gobernar de otra manera. Hoy mismo, el estado español sigue siendo una pieza importante de la represión internacional, dirigida desde la Casa Blanca, enviando materiales antidisturbios, vehículos y tropas policiales a América Latina pero también mostrando las capacidades represivas de sus milicos en ex Yugoslavia , en Afganistán,.. Si no peleamos hoy, mañana retornarán con más milicos a Irak, con mayor cobertura humanitaria y con la banderita de la ONU, camuflando mal que se trata de legitimar la misma guerra, la misma represión.
Esos puñados de valientes proletarios, que salieron a denunciar que los muertos de aquí son por culpa de las masacres que realizan “nuestros” burgueses, los de “nuestro” estado y bloque imperialista, están gritando que la guerra en Irak también es aquí, que, en la actividad de todos los días, los proletarios están eligiendo entre solidarizarse con la economía nacional de sus burgueses, haciéndose así partícipe en las masacres de nuestros hermanos en el mundo, o salir a la calle a luchar contra sus propios burgueses, a ejercer la violencia revolucionaria para parar las guerras asesinas que realizan “nuestros propios” estados en todo el mundo.
No esperemos que sigan masacrando proletarios en Irak y en “nuestras ciudades” para pelear contra la guerra “aquí y ahora”. El capitalismo desarrolla en permanencia ese terrorismo contra la humanidad, todo el funcionamiento de “nuestras” economías nacionales, de “nuestros sistemas” democráticos utilizan como carburante la sangre proletaria para perpetuarse.

¡LUCHEMOS CONTRA LA GUERRA “AQUÍ Y AHORA”!

CONTRA “NUESTROS” BURGUESES, CONTRA “NUESTRAS” ECONOMÍA NACIONALES, CONTRA “NUESTRO” PROPIO ESTADO GENDARME Y SUBGENDARME.

¡POR LA REVOLUCIÓN COMUNISTA!

 


CO52.2 Sobre los atentados en Madrid
del 11 de marzo 2004