Cuando la prensa burguesa y sus corifeos de la izquierda reciclada informaban sobre las luchas proletarias habidas en Lima y el resto del país todos coincidían en hacerla ver como una mera lucha     reivindicativa de “maestros”,”campesinos”,”estudiantes” cada uno con sus propios intereses. Nosotros por supuesto, no entraremos en ese juego burgués pues desde un punto de vista clasista estas luchas no son sino un enfrentamiento más de nuestra clase contra la burguesía y el estado y es desde esta perspectiva que debemos señalar los avances, derrotas y quienes son los aliados objetivos de nuestros enemigos en todo este proceso y que están enquistados en el propio campo proletario para canalizar la radicalidad de nuestras luchas hacia los podridos cánones de la democracia. Asimismo la avalancha de paralizaciones y la presencia proletaria en las calles demuestran tremenda crisis del capitalismo en este país, sistema que se revela incapaz, de satisfacer las necesidades proletarias. He ahí el temor del Estado y la burguesía a que aquí se repita el “Argentinazo”.

1. Elementos de afirmación proletaria


Cuando el 12 de mayo comenzó la huelga magisterial la costra sindical sutepista estableció cuales debían ser los métodos a emplear: “movilizaciones (pacificas y carneriles) ollas comunes, plantones y vigilias” y añadían que los mismos se inscribían en una forma de lucha con “ventaja, razón y sin sobrepasarse” (sic!). Esto, claro, equivalía a llamar a los proletarios docentes a no enfrentar decididamente al Estado que nos hambrea a diario, por cierto nada de toma de locales, ni bloqueos, ni métodos radicales. La costra de “Patria Roja”, como siempre, quería una huelga atada bien controladita por sus “bases” mientras por lo bajo negociaban la huelga con congresistas y el ministro.

El Estado, sin embargo, ya tiene su presupuesto y se niega a aumentos de ningún tipo, es ante la patanería del gobierno que los maestros del Cuzco radicalizan los métodos y desbordan las consignas pacifistas del sindicato: detienen el tren de turistas, bloquean las carreteras a Puno y Cuzco y se enfrascan en una lucha a pedrada limpia contra los gorilas policíacos que hieren y detienen cientos de proletarios del magisterio. En tanto Toledo y los presidentes de los Estados Capitalistas del continente se reunían en su cumbre prometiendo “solucionar la pobreza en democracia y con inversión”.

Ante esto la radicalidad y el desborde se extendieron en otros lados: en Cañete 2 mil maestros asaltaron la subprefectura y secuestran al director de la misma siendo repelidos a bombazos. Otro tanto sucedió en Ayacucho y Tumbes donde se bloqueo el puente Internacional.

Las luchas van en crecimiento y se radicalizan. Otros gremios anuncian huelgas como los médicos, y enfermeras. El 26 de mayo los proletarios agricultores, agrupados en la junta de usuarios de riego, entran espectacularmente a la huelga y desde el saque se producen bloqueos masivos de carreteras, la panamericana, la carretera central y otras con palos, piedras, llantas paralizando la circulación de mercaderías y personas lo que significa una amenaza de paralización de la maquinaria capitalista en el país. Los empresarios, la prensa puta, los políticos, los ministros aúllan su rabia contra el atrevimiento proletario vomitando que “las huelgas y protestas solo ocasionan la destrucción de la democracia y la estabilidad del país” (traducido: del orden capitalista y sus intereses). Llamando a la represión. Como respondiendo a la velada amenaza del Estado contra los desbordes los proletarios agricultores de Trujillo al ser atacados por la policía atacaron a pedradas la comisaría de carreteras.

El 27 de mayo, los saqueos y el vandalismo se generalizan sobretodo en Huancayo, Huaraz y Chancay donde los proletarios agrarios están a la vanguardia, pero a la cual se suman otros proletarios agrarios que hacen causa común con la huelga. EN LA CALLE, EN LAS CARRETERAS TOMADAS SE ROMPE LAS DIVISIONES IMPUESTAS POR EL CAPITALISMO ENTRE LOS PROLETARIADOS: YA NO SON “AGRICULTORES”, “ESTUDIANTES”, “MAESTROS” O “DESOCUPADOS”, NO, TODOS SON PROLETARIOS, VICTIMAS DEL CAPITALISMO QUE LOS HAMBREA, TODOS SE RECONOCEN COMO HERMANOS Y COMBATEN JUNTOS CONTRA EL MISMO ENEMIGO: EL CAPITAL Y SUS FUERZAS REPRESIVAS.

En Huaraz y Chancay mientras un grupo mantiene los bloqueos otros proletarios armados de palos y piedras irrumpen sorpresivamente en los mercados y arrasan con arroz, leche y otros alimentos necesarios para ellos, los huelguistas y sus niños, todo ante la cobarde mirada impotente de los gorilas policiales que estaban numéricamente en desventaja. En Huancayo, hubieron ataques contra los centros comerciales.

En Lima la burguesía sigue aullando: el ministro de la represión anuncia que hay más de 60 vías bloqueadas. La hija de puta, figuretti, Anel Towsend y los congresistas de PERÚ POSIBLE, el APRA, UNIDAD NACIONAL y otros piden “mano dura” y la aplicación inmisericorde de las leyes penales contra quienes resulten responsables de bloquear carreteras y destruir la propiedad pública y privada. La Iglesia, a través del obispo de Chimbote también llama a la represión de los proletarios acusando al movimiento, acusándolo de “estar infiltrado por elementos de ultraizquierda que fomentan la violencia”. Toledo mismo desde su reunioncita burguesa en el Cuzco lanzó su amenaza al proletariado insurrecto: “que no les quepa duda que vamos a mantener el orden con firmeza”.

2. El estado de emergencia, repersión y respuesta proletaria


“Nadie me paraliza la maquinaria capitalista” pareció decir Toledo en su mensaje televisado el martes 27 (día de mayor radicalidad proletaria desde el inicio de las huelgas) y anunciando la salida del ejército a las calles” a combatir el vandalismo y defender, (como no!) a la democracia”. El Estado recurrió pues a la última carta que puede jugar cuando ya no se puede contener la rabia proletaria en las calles: los perros sarnosos y asesinos de las fuerzas armadas. En contubernio por supuesto con los políticos y empresarios, quienes asistieron al palacio de gobierno a respaldar la medida. Y con la “protesta” simbólica y meramente verbal de la archiputrefacta CGTP. El proletariado SOLO y DESARMADO SE TUVO QUE BATIR EN DISTINTOS PUNTOS DEL PAÍS Y SUFRIÓ LOS PEORES EMBATES DE LA TROMBA REPRESIVA. En la represión, la democracia se reveló como lo que realmente es: LA DICTADURA DEL CAPITAL EL TERROR INSTITUCIONALIZADO A TRAVÉS DE LAS ARMAS APUNTADAS CONTRA LOS ESCLAVOS ASALARIADOS, EL TERRORISMO IMPUESTO POR LA BURGUESÍA. Y nuestra clase, ¡una vez más!, sufrió en carne propia la respuesta de la Democracia ante sus demandas y luchas. Sin embargo y contra lo que pensaban nuestros enemigos, el proletariado no se corrió ante la amenaza milica, demostrándole al Estado que se cagaba en sus amenazas armadas.

Entre Pativilca y Barranca los proletarios se trenzaron en una sangrienta bronca contra la miliquería que fue una y otra vez rechazada a punta de pedradas; la pelea duro todo el día y cientos de nuestros hermanos acabaron heridos y detenidos. No obstante, ahí no quedo; al anochecer los proletarios volvieron a juntarse y desataron un ataque a los locales comerciales y saquearon varias tiendas al tiempo que apedreaban locales estatales. Al día siguiente la ciudad de Barranca amaneció bajo control de la miliquería y las huellas de los combate aun podían verse en la carretera Panamericana. En Jauja, la radicalidad proletaria alcanzó a la comisaría de Apata que fue asaltada y 16 esbirros salieron abollados a al vez que se incendió un cargador frontal y carros policiales.

Se detuvo a 40 proletarios. En tanto, huelguistas se enfrentaron a la gorilaza en Huaraz, Loreto, Arequipa, Chiclayo, Huancayo, Trujillo, Tacna donde cientos de maestros fueron golpeados por la represión. El 29 de mayo, los estudiantes de la universidad del altiplano fueron cazados como moscas por la miliquería luego de haber rechazado a los policías del local universitario. Allí el Estado mostró toda su entraña asesina: dispararon a matar luego que los estudiantes hubieron intentado arrebatarles los fusiles, encontrando la muerte un proletario joven y varios resultaron heridos y desaparecidos.

La archiputa prensa y TV denominó a la cacería de proletas con el término encubridor de “excesos”, como si balear proletarios fuese lo mismo que tomar o comer algo demás.

3. La miseria de los sindicatos


Los sindicatos, como instrumentos de contención social y canalización de las luchas proletarias hacia salidas democráticas y burguesas, se mostraron en todo el proceso huelguístico como la mierda eterna y completa que son. Pues no sólo llamaron a emplearse con los presidentes en la cumbre del Cuzco, para llorarles la “incomprensión” de Toledo ante la reivindicación sutepista. No sólo eso: el CEN de la junta de usuarios de los distritos de riego hizo un llamado a los agricultores a suspender la huelga hasta después del estado de emergencia ante lo cual los proletarios del centro del país rechazaron acatar esa medida y acusaron de traidores al CEN de la junta de usuarios, quienes en el colmo de su podredumbre publicaron un comunicado “en defensa de la Democracia” cuando los militantes de base eran baleados en la carretera por... la Democracia!

En tanto, Nilver López, la costra de “Patria Roja”, apoyados por la CGTP no veían la hora de llegar a un acuerdo y levantar la huelga magisterial mientras miles de proletarios docentes se batían en las calles. Los sindicatos para no quedar a remolque del desborde proletario convocaron a una “jornada de protesta nacional,” previa a la cual se reunieron con Toledo y el cura Bambaren a ver si lograban el levantamiento del estado de emergencia; y como no hubo acuerdo, Toledo les aseguró que no habría problemas en su marcha. Por cierto, los sindicatos felices de la vida y gritando a los cuatro vientos que la marcha sería pacífica, desfilaron sin obstáculo alguno ya que el día anterior el gobierno había ordenado el repliegue de las tanquetas militares.

El mismo puterío de siempre: el mismo corzo de pancartas, lemas amenazantes que no asustan a nadie, los mismos proletarios borregos de la dirigencia sindical.

Los proletarios docentes encorsetados en ese corral sindical llamado SUTEP, se enfrentaron en dos facciones que al final levantaron la huelga sin pena ni gloria, cada una por su lado, lo que al final represento, como siempre, un enfrentamiento por definir quien copa y maneja la dirección sindical en función no de los intereses proletarios sino de partido, a ver quien negocia en la próxima huelga magisterial.

4. Crítica y balance


Debemos señalar lo siguiente:

1) Las recientes luchas habidas, se inscriben dentro del tipo de luchas que a nivel mundial, caracterizan el período actual. (desbordes de las dirigencias sindicales, ataques a edificios públicos y privados, bloqueo de carreteras, quema, de edificios represivos, enfrentamientos con la policía y el ejército, saqueo). Mientras la burguesía y sus voceros habla de revoltosos, vándalos, desorden, caos, para todos nosotros esos actos significan prácticas de afirmación proletarias. ES EL PROLETARIADO Y SUS MÉTODOS RADICALES Y ACCIÓN DIRECTA LAS QUE SE HAN AFIRMADO Y HAN HECHO ACTO DE PRESENCIA EN LAS RECIENTES HUELGAS, TOMAS Y BLOQUEOS REBELÁNDOSE CONTRA LAS MISERABLES CONDICIONES A LAS QUE NOS SOMETE EL CAPITAL.

2) El Estado demostró su autentico rostro a la vez temeroso y represivo. La Democracia, la dictadura del capital, comenzó a temblar ante la creciente ola de huelgas, paralizaciones y tomas de carreteras. Tanto es así, que salieron a reprimir el 70 por ciento de la soldadesca y casi el 100 por ciento de la policía disparando a matar a los proletarios en virtual estado insurreccional.

3) Los bloqueos de carreteras (y por ende la paralización de la circulación de fuerza de trabajo, mercaderías, alimentos, etc.) y los saqueos (cierres forzoso o ataque a los centros expendedores de mercancías) se rebelan como métodos de lucha que si entrañan autentico peligro para el normal funcionamiento de la maquinaria capitalista, mucho mas que las huelgas parciales y sectoriales. Por ello se explica la casi inmediata declaratoria del estado de emergencia y el envió de la represión para desalojar y limpiar las carreteras e impedir los saqueos.

4) Es menester decirlo, pero al igual que otras luchas alrededor del mundo (Bolivia, Argelia, Argentina, etc.) el proceso tuvo poca duración y no se pudo generalizar. Del mismo modo u otra de las debilidades que demostró nuestra clase fue su falta de asociacionismo proletario de instancias de lucha autónomas, independientes de los sindicatos, que dirigieran el proceso. Mucho menos por supuesto, algún atisbo de destrucción del orden. Tan solo reivindicaciones parciales,  que cada gremio defendía por su lado.

5) El movimiento proletario; que ha luchado, aun arrastra las taras que nuestros enemigos les ha inoculado: la defensa del sindicato “como instrumento de lucha”, cuestionándose a los dirigentes y no a la institución misma que es la que posibilita el enquistamiento de las costras partidarias como es el SUTEP. Del mismo modo, no se cuestionó a la Democracia, al Estado sino se culpaba a Toledo y su “mal gobierno”. Por ultimo, el nacionalismo aun esta enquistado entre los proletarios: tanto en las luchas urbanas como rurales siempre se portaban trapos rojiblancos. Lo peor cuando era la propia patria, el propio ejército patrio el que ahogaba en sangre las protestas proletarias.

6) La declaratoria del estado de emergencia y la consiguiente represión militar contra nuestra clase debe demostrar de una vez por todas, que cuando la burguesía no puede seguir manteniendo su dictadura, cuando comienzan los cuestionamientos y rebeliones, su salida natural será la represión. NO HAY DEMOCRACIA SIN DICTADURA REPRESIVA LEGAL Y ARMADA. La razón de ser de la democracia es mantener los privilegios de la burguesía y extraernos a los proletarios el máximo valor, que a su vez reproduce el capital. EL PROLETARIADO ES PUES ENEMIGO NATURAL DE LA DEMOCRACIA, DEL CAPITAL SOLO ABOLIENDO EL CAPITALISMO Y AL ESTADO QUE LO SUSTENTA PODREMOS PASAR A UNA SOCIEDAD VERDADERAMENTE HUMANA. SIN HAMBRE. NI MISERIA. LAS LUCHAS RADICALES DE NUESTROS HERMANOS DE PATIVILCA, DE JAUJA, DE BARRANCA, DE CHANCAY, DE HUARAZ, DEL CUZCO, DE BOLIVIA, DE ARGELIA Y DEL PLANETA ENTERO NOS ENSEÑAN EL CAMINO A TOMAR. PARA LOGRAR EL OBJETIVO.

¡Por la abolición
del capitalismo, del estado
y el trabajo asalariado!

¡Que la sangre de los
que murieron no se olvide!

¡Viva el proletariado
en el perú y en el mundo!

 

Notas :

1. El presente artículo fue publicado por BALANCE, Año 3, Número 4, Página web y contacto:
www.geocities.com/grupolp/

glproletaria@hotmail.com


CO51.6 Peru: Balance de las huelgas de abril a mayo (1)