Presentamos a continuación una buena parte de un Boletín (cartas y comunicados) que encontramos en "una calle de algún lugar de Madrid" y que constituye un grito de denuncia, rebeldía y enfrentamiento al estado efectuado por presos y "no presos". La importancia de estas luchas en un mundo en el que cada vez hay más presos, en donde cada vez hay más presos que luchan contra las imponentes condiciones que les impone el estado burgués como en estos mismos momentos en Turquía, en Brasil,... no requiere mayores introducciones. Solo señalemos que los textos presentados tienen valor por las afirmaciones (por ejemplo afirmación de la solidaridad en la lucha contra el existencialismo) y denuncias efectuadas (no solo de los verdugos directos sino de muchos "anarquistas", "alternativ@os", autónom@s que se hacen cómplices), en un país que ahora (¡y es de no creer!) se muestra como modelo democrático. Además, el material que reproducimos tiene importancia por las discusiones que impulsa, por lo que nos pareció importante incluir textos con posiciones diferentes sobre temas tan difíciles como la huelga de hambre.

Al publicar esos textos no solo rendimos homenaje a esa lucha proletaria, sino que difundimos un material que puede servir como arma en cualquier otra cárcel o barricada. Aunque publicamos este material con el retraso lógico e inevitable en una revista que no está concebida para seguir la actualidad, no creemos que nadie se atreva a decirnos que esos gritos de resistencia y lucha contra el estado capitalista han perdido actualidad.

Ponemos a disposición del lector fotocopias de la totalidad de este documento y pedimos a los lectores y compañeros que nos envíen todo tipo de materiales como este que encuentren "en cualquier calle de cualquier parte" porque hay y habrá cada vez más oídos receptivos.

* * *

Nunca he hecho ningún comunicado, ni he gritado mi lucha hacia l@s pres@s, así que espero sepáis perdonar mi mediocre lenguaje y expresión lingüística, pero después de ocho meses de absoluto silencio, siento la necesidad de manifestar mi repulsa, solidarizarme con l@s pres@s y unirme a vosotr@s.

Quiero apoyar y aplaudir su decisión a tod@s aquell@s que iniciaron una huelga de hambre por unos derechos que les pertenecen y hoy en día se les niegan robándoles no sólo su libertad, sino su personalidad, su salud y su dignidad humana entre otras cosas. Quiero denunciar las condiciones infrahumanas a las que son sometid@s diariamente l@s pres@s, las humillaciones, las torturas, las sanciones..., las denegaciones de permisos, la interrupción de las comunicaciones y el correo...

También siento una gran indignación por la muerte de un compañero-preso en la cárcel de Alcalá Meco, debido a la negligencia de un carcelero, y que sólo hubiese una denuncia al respecto y un silencio ensordecedor.

Espero y deseo iniciar una lucha conjunta con tod@s vosotr@s, para que nuestras comunicaciones, manifestaciones y otras libres formas de expresión derriben esos muros de hormigón que nos impiden ver la luz, que nos niegan esa libertad tan preciada y deseada.

Porque tod@s som@s pres@s, con estas palabras humildes hago constar mi protesta, [...], además de querer solidarizarme con tod@s l@s pres@s que así lo deseen [...].

Un saludo y que sigáis adelante [...].

Salud y anarquía

* * *

Últimas propuestas de lucha en las prisiones

Txapeos la primera semana de cada mes, desde abril hasta diciembre. Ayunos el primer fin de semana de cada mes, desde abril hasta diciembre. Huelga de brazos caídos. Como nada tenemos, nada queremos; propuesta para romper todas nuestras celdas. Huelga de bandejas. Huelga de desnudo integral.

F.I.E.S en lucha

"Tenemos el firme compromiso de acabar con la vida de quienes se oponen a la vida misma, poner fin a sus vidas para que la vida siga..." H.C.

Después de algo más de un mes desde el fin de la huelga de hambre llevada cabo por los presos sociales y anarquistas de todo el estado, se precisa un debate sobre la lucha, sobre el pasado, el presente y el futuro, para superar los escollos infranqueables y potenciar esas brechas que se han abierto gracias a la lucha (sin comillas) y la solidaridad (con mayúsculas, no el mero existencialismo) de grupos e individualidades para con l@s compañer@s en lucha.

No debemos dejar de tener en cuenta que una propuesta de huelga de hambre como la que nos planteaban l@s compañer@s en prisión era algo bastante duro, sobre todo sin saber cómo iba a responder la gente de fuera. Una lucha tan dura como la de una huelga de hambre, donde la acción en el exterior se hace indispensable, no se debía tomar a la ligera; así pues, l@s compañer@s prisioner@s plantearon multitud de debates dentro y fuera de las mazmorras del capital para llegar a un consenso sobre el modus operandi en la lucha. Desde el contacto con los reformistas hasta la violencia revolucionaria, han habido multitud de debates valorando las diferentes aportaciones a la lucha. Tampoco debemos dejar de tener en cuenta que, en medio de todo este debate y a punto de iniciar la huelga, se produjo un ataque directo a ésta por parte de los esbirros del estado, deteniendo y encarcelando a compañer@s solidari@s con l@s pres@s. En estos momentos, la situación cuenta con un compañero en paradero desconocido, uno preso y otra compañera en libertad con cargos a la espera de juicio.

Solidaridad o existencialismo

El acto solidario pasa a ser confundido demasiadas veces con el existencialismo cristiano hacia los débiles y los necesitados. Sin querer reconocerlo, se da a menudo entre los colectivos que pretenden una solidaridad con "las luchas de l@s oprimid@s", y es aquí donde se da el primer problema. Mientras no tomemos conciencia de nuestra condición de oprimid@s, mientras no sepamos adoptar esta lucha de l@s oprimid@s como propia, nunca sabremos dar una respuesta solidaria, sino que se tratará de asistir cristianamente al desvalido. La lucha es la misma dentro de las prisiones y fuera, los métodos puede que sean diferentes, pero estamos tod@s enfrascad@s en la lucha contra este sistema de sufrimiento y muerte. Mientras l@s compañer@s pres@s sufren la crueldad del sistema en la cárcel, l@s que todavía estamos fuera sufrimos la crueldad del sistema en multitud de ocasiones: trabajo, educación, vivienda... La amenaza de la cárcel se cierne sobre tod@s nosotr@s, nacer oprimid@ significa estar pendiente de entrar en ella desde el momento en que decides rebelarte contra el sistema. Decir que somos libres y que ell@s son pres@s es un eufemismo, una ilusión, mientras ell@s están en FIES, de segundo o tercer grado..., nosotr@s estamos en cuarto, quinto, sexto grado, a la espera de un endurecimiento de grado como represalia a nuestra rebeldía. Por tanto, nuestra solidaridad para con l@s compañer@s en un grado más duro pasa por el ataque hacia quien nos impone la condena de vivir como esclavos en la máquina de muerte del sistema. El mayor acto de solidaridad es aquel que, sin ceder a las amenazas de un endurecimiento de la condena-grado, pasa al ataque de las estructuras de opresión. Soy consciente de que las ayudas materiales hacia l@s compañer@s son necesarias, pero no son ni mucho menos, ni deberían ser, el eje central de nuestra solidaridad. Es lógico ayudar en lo que se pueda a quien lo requiere, pero no debemos dejar que esto se coma la totalidad de nuestros esfuerzos en la lucha. A corto plazo solucionas la papeleta a un compa necesitado, pero a largo plazo no has logrado nada; mientras que con una lucha solidaria de ataque a las estructuras dominantes estás tratando de conseguir unos frutos a largo plazo más necesarios que la aportación asistencialista.

La represión, ese extraño ser

Ya hemos comentado que justo antes de empezar la huelga se produjo un golpe represivo sobre el movimiento, deteniendo primero a dos personas y poniendo en búsqueda a un tercero, todavía hoy en paradero desconocido (por lo que hemos podido saber ya no se encuentra en búsqueda y captura, sin embargo, aún no se sabe nada de su paradero). No es de extrañar que aquellos quienes se dedican al existencialismo y la "lucha" folclórica se viesen desbordados por sus miedos e inseguridades. No es lo mismo ir de "radicalillo" con el culo a salvo en tu centro social o tu colectivo-ONG-maquillada-de-radical, que verse con la crudeza de la cárcel en las narices. Así pues, se ha podido comprobar que nadie está a salvo de la represión. El sistema ataca a todo aquel que trata de rebelarse; el acto de rebeldía, pues, debería ser consecuentemente dañino para el sistema; es por tanto lógico y normal, en la óptica de la represión, reprimir a quien se rebela, por tanto a quien daña el sistema. Así pues, en el momento que nuestras acciones son verdaderamente dañinas para el sistema, desde el momento en que nos salimos del estrecho margen previsto para la protesta conmensurada y políticamente correcta, es "lógico" y "normal" que el sistema ataque despiadadamente con todas sus armas a quien osa desafiarle. Cuanto más despiadada es la represión, más nos encontramos en el camino hacia la destrucción del sistema. Es en este punto cuando podemos ver que la represión no es pues un hecho puntual, sino que se da en cada imposición del sistema sobre el individuo consciente de su esclavitud y deseoso de acabar con ella. Tomando la lucha como algo ligado a la cotidianidad de nuestra vida, tomamos la represión como un hecho constante y una posibilidad real en nuestra realidad diaria. Cada acto represivo del poder sobre un rebelde en lucha, se convierte pues en un acto represivo sobre un compañero, por tanto en un golpe hacia la lucha contra el sistema, un golpe hacia nuestra lucha, un golpe hacia nosotr@s mism@s.

Acción directa: solidaridad activa

Como era de esperar, algo tan necesario como el debate sobre la acción en la lucha contra las cárceles fue tomando diversos matices hasta tomar forma de algo más o menos consciente. Salvando los escollos de la espectacularización de los media, el misticismo vanguardista de las milicias marxistas-leninistas y la especialización de la acción, se ha comprobado como la acción se ha ido difundiendo sobre el territorio espontáneamente. La necesaria separación entre demócratas y violentos, entre anarquistas buenos y anarquistas malos, entre reformistas y revolucionarios no se ha hecho esperar. Mientras un@s alzaban el grito de la protesta mediante la acción, otr@s se apresuraban a dar conferencias de prensa, a escribir comunicados desvinculándose de la violencia, a explicar a todo el mundo que sin duda se trataba de un error, que l@s anarquistas, alternativ@s, autónom@s, okupas o como nos quieran llamar somos gente buena y dócil, en definitiva, que no representamos ninguna amenaza para el poder.

Después de años de letargo en el difuso movimiento antagonista ibérico, tras años de anquilosamiento folclórico-festivo por un lado y anarco-nostálgico-sindicalista-confederal por el otro, se sacude el polvo del muermo al amuermado "movimiento" mediante un@s loc@s que practican (y con la práctica validan) una cosa a la que llaman "solidaridad activa" (que no pasa por colectivos pro-nada ni por ONGs), mediante la casi olvidada y tan sólo viva en antiguos textos históricos acción directa.

A través de la acción toman sentido palabras como solidaridad, ataque, lucha, revuelta, vida..., las cuales habían pasado a formar parte del doble lenguaje, del mundo de los eufemismos, de la hipocresía dialéctica. Resucitan, cual Lázaro, después de haber sido enterradas por los falsos revolucionarios, los anarquistas de salón, los autónomos okupis-fiesteros, los fans del eslogan barato y los mitificadores de héroes y luchas.

Mediante la acción, nace la solidaridad internacional, haciendo hermanos más allá de las fronteras marcadas por los intereses económicos de los estados capitalistas. Así pues, la acción internacionalista, el hermanamiento de los pueblos del planeta, se da con motivo de la lucha anti-cárceles, sucediéndose acciones de apoyo a la lucha de los presos en Grecia, Italia, Francia, España, Turquía... Rebeldes de cualquier país, identificados en un grito común, rompen fronteras mediante la acción y la palabra, dos cosas tan necesarias como lo es el hecho de que deben ir juntas para dar validez a ambas. Los esbirros "van de culo", tratando de descubrir supuestos ejes terroristas internacionales, supuestas tramas organizativas entre diversos países, donde la acción toma forma como grito de lucha. No se imaginan que la complicidad entre rebeldes se da sin necesidad de tramas ni organizaciones. El individuo consciente de su condición toma conciencia de su fuerza y se reconoce en unos métodos que hace suyos, sin necesidad de vanguardias de liberación, ni de grupos jerárquicos. La acción nace del individuo y se extiende en la complicidad del ataque, el sentir, el vivir, la coherencia, la lucha.

La huelga de hambre como método de lucha

En este punto del análisis cabe valorar la validez de una huelga de hambre como método de presión para conseguir unas reivindicaciones. La huelga de hambre es en sí una acción destructiva para el individuo, pasa por llevar al límite las condiciones de salud de l@s compañer@s, para en el momento en que éstas sean realmente críticas presionar al estado mediante la opinión pública, y hacer así que ceda ante las reivindicaciones demandadas. A menudo ocurre que son necesarias unas condiciones demasiado duras hasta conseguir el primer gesto de cesión de estos perros del estado; más aún, a veces, hasta que no hay un/a muert@ de por medio, no se dignan a hablar e incluso ni así. La opinión pública está condicionada por los media, y éstos obedecen estrictamente las órdenes del poder. Si no interesa que se difunda una noticia, no se va a difundir, con lo que la huelga no existe, l@s muert@s nunca han sido tales y nadie se ha enterado, por lo que la opinión pública duerme, y todo sigue igual o peor de lo que estaba. Hace diez años, con las democracias europeas todavía en estado semiembrionario, se podía esperar un interés de la prensa más o menos independiente sobre determinadas demandas sociales; en la actualidad los tentáculos del capital-estado llegan a todos lados, la perfección del control social pasa por el control total de los medios de formación de masas. Sin esa posibilidad de difusión, pasamos a quedarnos a depender única y exclusivamente de nuestra labor de propaganda, la cual, por desgracia, no es lo bastante fuerte como para causar un estado de opinión pública favorable para conseguir crear la suficiente presión como para que el estado se digne a aceptar las reivindicaciones.

Cabe resaltar que no todo ha sido negativo o inútil en esta huelga (ni mucho menos quiero decir algo así). Se da como dato positivo que el hecho de que l@s compañer@s planteasen una lucha de esta envergadura provocara la reacción de mucha gente. Nunca hasta ahora se había hablado tanto de las prisiones y l@s prisioner@s. Nunca hasta ahora se había juntado tanta gente que no se conocían para llevar a cabo proyectos comunes de apoyo a la lucha. Nunca hasta ahora, al menos desde hacía mucho tiempo, se habían sucedido tantas acciones solidarias de ataque directo en apoyo a l@s compañer@s en lucha. Esperemos que todo esto haya sido tan sólo el principio de una nueva (no tan nueva) forma de lucha, una nueva manera de entender la revuelta, una nueva forma de ver el ataque directo a las estructuras de opresión y dominación. Se ha abierto una brecha en la concepción de la lucha contra el sistema, esto es positivo y realmente novedoso e interesante, una brecha que pasa por la difusión del ataque sobre el territorio, por la aceptación de la revuelta por cada individuo consciente de su opresión, por la superación del monopolio de las vanguardias de salvación, haciendo de la lucha un acto colectivo de revuelta permanente. Aquí está la brecha, de nosotr@s depende que se mantenga abierta y se extienda hasta romper con la muerte dominante existente.

Solidari@S

Desde los centros de exterminio de Catalunya...

Lleida II Ponent

El miércoles 7 de febrero del 2001, algunos medios de difusión de la mentira institucionalizada, lanzaron en sus páginas un alarmante titular en el que decía que los intrépidos carceleros de Ponent abortaban un plan de fuga que habían preparado un grupo de presos, cuando detuvieron a uno de ellos con una bolsa deportiva en cuyo interior llevaba una cuerda de 20 metros. La perversidad de su hipocresía les llevó a manifestar que incluso habían obtenido "información detallada del plan y que de no haber sido abortado, habría permitido huir a varios reclusos" Y digo hipocresía porque la realidad de los hechos es bien distinta. La cuestión es que en Ponent la situación penitenciaria es insoportable y completamente deshumanizadora y las personas sensibles y llenas de rebeldía que sufren la mutilación de la vida en la privación de libertad, decidieron subirse al tejado y denunciar este centro de exterminio. Al descubrirse el plan, los carceleros han corrido a apuntarse el tanto, reclamando por enésima vez más medidas de tortura y castigo y difundiendo una vez más el discurso del miedo. Los compañeros que iban a participar en la acción, han sido inmediatamente puestos en aislamiento e incluso uno de ellos, ha sido trasladado a Madrid. También nos comentan que otro compañero, Francisco, ha sido brutalmente torturado...

Can Briañs

Días después de estos hechos de Ponent, en el centro de exterminio de Can Briñas, se intentó llevar a cabo una huelga de brazos caídos. La respuesta de la Institución que gestiona el dolor, no se hizo esperar y mandó entrar a los Grossos de Quadra a poner orden, dispersando y llevando a primeros grados a unas 12 personas, de las cuales desconocemos su situación y paradero.

La Modelo

El lunes 12 de marzo, de nuevo los medios de difusión de la mentira institucionalizada, se ponían al servicio delos siervos de las más bajas pasiones, los carceleros, ofreciéndoles sus titulares para alarmar a la sociedad con hipotéticos conflictos raciales en las prisiones. La desinformación vertida en un extenso artículo, no era sólo una muestra más del pulso que mantienen la institución y las organizaciones de carceleros, sino que era la antesala de una nueva apología del terror...

Desde los centros de exterminio de Teixeiro...

Resistencia 20 de marzo de 2001

¡Salud estimad@s compañer@s!

"Hace pocos días he llegado, junto al compañero Luis Jiménez, a estas cavernas de antaño del Centro de Exterminio de Teixeiro. Por el momento estamos este compañero y yo solos en una galería e imagino que no tardarán en traer a los demás compañeros, para aquí, para esta galería. Hoy os escribo principalmente para que sepáis en el paraje en el que me encuentro; así como para dar mi opinión referente a las propuestas que realizan algun@scompañer@s y de esta última que os hable en mi anterior carta: TXAPEO DE UNA SEMANA Y DOS DÍAS DE AYUNO PARA EL MES DE ABRIL. Así pues, espero que se divulgue. Hace pocos días que he llagado a las cavernas Texeiro y aún no he podido hablar con los demás compañer@s del bunker referente al TXAPEO DE UNA SEMANA Y LOS DOS DÍAS DE AYUNO PARA EL MES DE ABRIL; por lo que no os puedo dar un dato concreto de los que van a participar en ella. Yo, indudablemente, secundaré dicha propuesta, pero también quiero dar mi opinión al respecto. Creo que se están haciendo propuestas e iniciativas a lo loco, sin reflexionar mucho las cosas; malgastando y desperdiciando fuerzas. No hemos acabado de realizar una huelga y ya lanzamos otra al aire de iguales similitudes como si tal cosa fuera sencilla para lograr la EXCARCELACIÓN DE L@SPRES@SENFERM@S CON ENFERMEDADES INCURABLES, LA ABOLICIÓN DEL F.I.E.S. y EL RÉGIMEN DE AISLAMIENTO, EL CESE DE LA DISPERSIÓN Y LA PUESTA EN LIBERTAD PARA L@S QUE HAN PAGADO 20 AÑOS DE CÁRCEL. Un@ no debería ser tan ilusionista, de sobra conocemos y sabemos lo arduo que es llevar esta lucha adelante y los obstáculos que se nos plantean cada vez que secundamos una huelga. ¡Y ya veis! Aquí estamos, al pie del cañón y asumiendo las consecuencias que ello implica: Cundas, palizas, provocaciones de todo tipo, etc. Por eso creo que hay que dejar de lado las ilusiones y ser más realistas. Dejar de alzar propuestas que no conllevan a nada y que no nos permiten avanzar en nuestros objetivos. No malinterpretéis mis palabras; pero creo la necesidad que TOD@S deberíamos pararnos a reflexionar minuciosamente todas las acciones llevadas a cabo desde el 27-5-99. Cierto que hoy día la sociedad está más al corriente de todo, pero parece ser que les es indiferente de lo que ocurre y deja de ocurrir en las prisiones españolas al menos eso es lo que yo veo-. Por eso deberíamos dejar, por un determinado tiempo, la lucha y ceñirnos algo más por las condiciones de vida que sufrimos en estos búnkers, con el único fin de mejorar nuestras circunstancias. Contamos con mínimas armas a nuestro alcance y debemos sacarle buen partido, creo que al enemigo no hay porque prevenirlo de lo que vayamos a realizar, todo lo contrario. La sorpresa y la coordinación forma parte de nuestra supervivencia y objetivos y planificar nuestra estrategia con estas armas a nuestro favor va a resultar gratificante a la hora de golpear con contundencia a nuestr@senemig@s. Por eso es que creo que deberíamos reivindicar las condiciones de cada búnker y reflexionar sobre otras iniciativas en exigencia de los cuatro puntos primordiales más efectivos. Pues, como dice un proverbio chino "el trabajo lento produce la mejor mercancía". Yo compañer@s no soy una persona que tenga muchas ideas revolucionarias, pero no creo yo que para ello de ser un revolucionario y mucho menos para exigir nuestros derechos más fundamentales. Pero, si verdaderamente queremos sacar algo de nuestr@sverdug@s fijemos una fecha en concreto y ROMPAMOS TODAS NUESTRAS CELDAS. Creo que esta acción sería más efectiva que estas huelgas que llevamos realizando desde el 99. ¡Manda cojones! Encima de estar sufriendo toda clase de torturas, humillaciones, los muros, etc. tenemos que sufrir aún más realizando huelgas de hambre y de patio. Ignoro como os afectan a vosotr@s estas huelgas pero a mí, sinceramente, me empieza a parecer agobiante y cansino, y hasta desquiciador, puesto que veo que no arrancamos mucho a esta gentuza; pero vosotr@s decidiréis. Yo soy de los que opinan de romper las celdas.

Nada más compañer@s. Recibid, pues, un cordial y afectuoso abrazo libertario desde las cavernas de antaño de Teixeiro en el nombre del Killo. SALUD Y AMOR.

Prisión, el otro nombre de la muerte

Gengiz SOYDAS ha muerto tras 153 días de en huelga de hambre hasta la muerte en la prisión de "tipo F" de Sincan.

Desde hace más de 150 días, varios centenas de presos luchan contra su traslado a cárceles de "tipo F", contra esa política criminal del estado fascista turco que va dirigida a aniquilar toda forma de resistencia. Desde el asalto llevado a cabo durante tres días contra los presos en huelga de hambre, Turquía ha mostrado su verdadera cara y su voluntad de no retroceder ante ninguna masacre. El balance ha sido de 28 muertos: quemados vivos, masacrados, asesinados, todos son víctimas de la violencia del estado...


CO48.3.2 A Golpes: Desde una calle de algún lugar de Madrid