CO44.1.3 ¡ Abajo la guerra capitalista ! ¡ Abajo la paz capitalista !

 

La guerra ya se encuentra en nuestras puertas. Los gobiernos húngaro y yugoslavo, la OTAN, y el ELK, Clinton, el Papa,... todos tratan de convencernos de que esta guerra, como todas las otras, es la consecuencia de algunos errores fatales, de algunas anormalidades, de un insignificante contratiempo en el pacífico transcurrir del sistema democrático mundial, o que no es más que la invención de algunos jefes de Estados particularmente maléficos. Todos afirman luchar por la paz...

¡Nos hablan de paz... y nos llevan a la guerra!

La guerra no es un error fatal. Todo lo contrario. Ella resulta de la esencia misma del capitalismo cuyo funcionamiento se basa en el combate económico permanente entre las diferentes fracciones del capital. El capital es por esencia imperialista. La conquista y la disputa permanente por mercados forma parte de su modo de funcionamiento normal. La proliferación de centros de guerra es un fenómeno necesario y es el proletariado que sufre una degradación de sus condiciones de vida cuando las diferentes fracciones del capital entran en guerra abierta. Además la guerra se encuentra en nuestra vida de todos los días: cuando se nos condena a trabajar; cuando vivir o simplemente subsistir, resulta cada vez más difícil... Pero periódicamente esa "paz" capitalista es reemplazada por la guerra abierta.

¡La guerra es siempre contra los intereses del proletariado!

¿Cuales son las efectos de la guerra en la realidad cotidiana?
- muerte en el frente y en las trincheras...
- muerte en los campos de prisioneros
- muerte en los campos de refugiados, al borde de los caminos, al lado de las fosas colectivas...
- muerte en los hogares, bajo las ruinas de las casas...
- reclutamiento, movilización,... para que nos masacremos los unos a los otros, para forzarnos a matar a nuestros hermanos proletarios por el interés del capital...
- trabajo obligatorio, militarización del trabajo, aumento de su intensidad...
- hambre, miseria, aumento de los precios, penurias...

Esta realidad hace totalmente evidente el hecho de que la guerra es contra el proletariado, contra nuestros intereses y contra nuestra lucha. Esta guerra es un nuevo episodio en la lista sin fin de los ataques del Estado capitalista mundial contra el proletariado. Esta enésima guerra no es más que el puro producto del mundo capitalista y de la explotación.

La guerra en Yugoslavia marca un nuevo paso hacia un guerra más generalizada a través de la "aceptación" ("aceptación" impuesta por el terror y el chantaje permanente), del hecho de que la guerra es la perspectiva "natural" de una sociedad en crisis. La mayoría de los proletarios miran pasivamente la progresión de las masacres en sus pantallas de televisión: como la crisis es "natural", el desempleo, la miseria y los sacrificios de todo género devienen igualmente "naturales". No se protesta más, se comienza a aceptar el sacrificio. ¡Y siguiendo esa misma lógica, muy pronto nos encontraremos en el tren que parte hacia el frente!

Todo esto no tiene nada de sorprendente, cuando vemos que hoy en día la mayoría de los proletarios (especialmente en Europa) permanecen prisioneros del patriotismo y de otros marcos ideológicos burgueses, como el "pacifismo", el "anti-imperialismo", e incluso el "antifascismo" (todas estas ideologías defienden la democracia, es decir el orden social del capitalismo), cuando vemos que hoy en día el proletariado internacional es incapaz de afirmar su naturaleza revolucionaria por su propio proyecto comunista.

Mientras nos comportemos como consumidores pasivos, como simples espectadores de nuestras miserable vidas, como "idiotas útiles", todo podrá acontecernos. ¡Qué no nos sorprenda si mañana los buenos ciudadanos comienzan a matarse por cualquier cosa! Vecino contra vecino, colega contra colega, proletario contra proletario.

Como la guerra y la amenaza constante que ella implica, se están transformando en un hecho "normal", el terrorismo que viven los proletarios no solo se acrecienta en los Estados directamente implicados en la guerra, sino en el mundo entero. ¡Y mientras que el capitalismo nos hace la guerra... nos habla de paz y de humanitarismo! Las campañas humanitarias, las acciones de apoyo, etc. no son más que medios de chantaje que sirven para reforzar el control sobre el proletariado (aunque de paso abren un mercado para las toneladas de productos invendibles).

* * *

Hoy en día Yugoslavia es el centro más importante de guerra en Europa. Las razones son múltiples, pero una de las más esenciales es la poderosa resistencia proletaria en Yugoslavia contra las medidas de austeridad impuestas por el Estado desde mediados de los 80. La guerra se ha extendido considerablemente en relación a la que existía en los años 90. La OTAN ha intervenido y Hungría se ha transformado en un país en guerra; el capital internacional ataca a los proletarios de la región. Una de las razones directas del conflicto es la insurrección proletaria que estalló en 1997 en Albania. Desde ese momento, la burguesía no ha logrado restablecer el orden en ese país. Hoy ella intenta minimizar la amenaza de la revolución arrastrando a los proletarios hacia una guerra imperialista y exacerbando el nacionalismo. En la contienda, se pone a los "serbios" contra los "albaneses", para así ocultar que ¡el frente real no se sitúa entre naciones sino entre dos clases: la burguesía y el proletariado!

El ELK (Ejército de Liberación del Kosovo) también forma parte del Estado burgués, como todas las fracciones en presencia. Su nacionalismo lo prueba, como su ejército que enrola a la fuerza y terroriza a la población exactamente de la misma manera que la policía serbia, como sus campos de concentración, que llaman campos de refugiados, en los que los esbirros del ELK seleccionan a todos aquellos que se encuentran aptos para el servicio militar para enviarlos al frente, donde las muerte les espera.

Nosotros, comunistas, estamos contra todos los campos, contra los serbios y contra los albaneses, contra la OTAN y contra toda "la comunidad internacional", contra todos los Estados, contra todas las fracciones burguesas. ¡Nosotros no tenemos patria! ¡Ser patriota es ser asesino!

Hungría se ha transformado en un país que se encuentra en primera línea del frente.
Que podemos esperar:
- una intensificación de la guerra, visto que la movilización de reservistas, la preparación de la guardia civil de defensa, etc. ya comenzaron,
- la estabilización de las condiciones de guerra,
- la agudización de las incitaciones nacionalistas, la extensión del irredentismo (hoy Voivodina, mañana Transilvania, Eslovaquia,...)
- el aumento de precios, las medidas de seguridad necesarias a la guerra,
- el mayor control del proletariado, la intensificación del terror del Estado oficial (policía, guardias de seguridad) y no oficial (bandas fascistas).

¡¡¡LUCHAR CONTRA LA GUERRA EQUIVALE A LUCHAR CONTRA EL CAPITALISMO!!!

No somos impotentes, al contrario tenemos como riqueza la gran experiencia histórica de nuestra clase. Debemos reapropiarnos de la memoria colectiva de nuestras luchas. Es eso que nos dará la dirección clasista de nuestras propias actividades y nos evitará reproducir los errores del pasado. Sabemos también que nuestras luchas arrastran perspectivas reales: es la vida misma que está en juego. ¡Mirando hacia el futuro, queremos destruir la no vida, nuestra miseria, la explotación!

En este combate solo podemos contar con nuestra propia fuerza, la fuerza del proletariado mundial. Ataquemos a "nuestra propia" burguesía, aquella con la que estamos confrontados directa y primariamente. El internacionalismo no significa "hacer algo por los proletarios en todos lados", sino la afirmación de la comunidad de intereses y de lucha que compartimos con nuestros hermanos y hermanas en Serbia, en Kosovo y en todas partes del mundo... El derrotismo revolucionario es sinónimo de la lucha por la derrota de "su propia" burguesía ¡contra la totalidad del orden burgués!

¡Hermanos proletarios! ¡no os dejéis engañar por el capital! ¡Organizaos contra el capitalismo! ¡Sabotead la producción! ¡Desertad del ejército! ¡Voltead vuestra arma contra el enemigo real!

¡Leed, difundid este volante, discutidlo con otros!

Milosevic = ELK = OTAN

¡ABAJO TODOS LOS ESTADOS! ¡VIVA LA REVOLUCIONA COMUNISTA MUNDIAL!

Elaborado en Hungría por "Proletarios Internacionalistas"

* * *