CO40.3.2 La propaganda hipócrita de la O.N.U.

 

A continuación reproducimos algunos extractos de un artículo publicado el 10 de setiembre 1995 en el diario británico The Observer que sin quererlo revela, como diferentes gobiernos, en este caso el de los Estados Unidos, el de Gran Bretaña y el de los Países Bajos, junto con organismos supra-nacionales como la ONU, colaboran para hacer triunfar sus objetivos politiqueros de acuerdo a los intereses de los Estados más influyentes.

Estas informaciones, más allá de la hipocresía de los periodistas [1], corroboran lo que ya sabemos quienes, partiendo de la negación de las ideologías, de la propaganda y de la visión de la historia como la obra de individuos todo poderosos, analizamos la realidad de la guerra siguiendo exclusivamente la demarcación de nuestros intereses de clase que se encuentran en contraposición total con la sociedad existente y con todos sus representantes.

Toda propaganda en torno a la paz, las campañas humanitarias, los famosos "corredores de seguridad" u otras "zonas protegidas" son trampas destinadas a lobotomizarnos, transformarnos en espectadores impotentes frente a nuestra propia destrucción. Los objetivos de esta propaganda son la desposesión completa, el aislamiento, la inactivación de todos los proletarios transformados en seres indiferentes frente a las torturas y bombardeos infligidos a nuestros hermanos de clase en todas partes del mundo. Toda respuesta clara frente a estas orgías capitalistas, es decir a las guerras, se debilitan cuando se crea la división al interior de nuestra clase. Una vez que nos han transformado en seres impotentes, la única alternativa que nos queda es la de apoyar, sin protestar, las intervenciones de estos representantes "del mundo civilizado", llámense "los cascos azules" u otro nombre que adopten estos clanes mercenarios.

La O.N.U. se ha transformado en una herramienta privilegiada para imponer la guerra contra nuestra clase; al respecto, las guerras en Medio Oriente, en Somalia y en ex-Yugoslavia son reveladoras. A través de la O.N.U., pretendidamente neutral, supuestamente "en misión de paz" toda la propaganda guerrera se desarrolla principalmente en beneficio de los intereses de los Estados más poderosos que asocian, a través de relaciones de interdependencia, la adhesión de la gran mayoría de los otros Estados.

El mérito de este articulo es el de permitirnos entrever algo de la hipócrita la propaganda humanista de las Naciones Unidas.
 
 

"Médicos de la ONU destruyeron una pelícuila que contenía escenas vergonzosas: los cascos azules permanecían impasibles mientras que los Serbios bosníacos procedían a masarar a los musulmanes en Srebenica. La destrucción de esta película se inscribir en una cadena de hechos que pretendía impedir toda divulgación de la masacre de Srebenica. Esta película mostraba la caída, hace algunos meses, de la "Zona protegida" por la O.N.U. en la que se sospecha qu fueron asesinados por soldados serbios bosníacos unos 2.700 soldados musulmanes que se habían rendido. Hemos podido establecer que 3 gobiernos occidentales, entre ellos el de Gran Bretaña, ocultaron y destruyeron pruebas de la masacre. Este tipo de procedimiento de la O.N.U. despojan, al tribunal internacional que juzgara los crímenes de guerra, de pruebas de una importancia vital para el juicio de los asesinos.

... Apenas caida la ciudad, el Ministerio británico de Defensa pasó a la ofensiva, tratando de negar y ocultar las pruebas de la masacre. Mientras el mundo entero miraba las imágenes de las mujeres refugiadas de Srebenica haciendo un gesto con la mano como de corte de cogote, que era lo que pensaban habían hecho con sus maridos, los responsables de los servicios secretos M 15 informaban a los corresponsales de guerra de Londres que los comandantes musulmanes de Srebenica habían desaparecido poco después de la caída de la ciudad... El resultado fue inmediato. El diario "The Times" publica dos artículos, uno el 14 de julio "Las fuerzas armadas musulmanes no defienden la ciudad contra los Serbios" y otro 2 semanas después: "Las tropas del enclave musulmán reaparecen 2 semanas más tarde". El mensaje del M16 se logró trasmitir con éxito y al mismo tiempo se logró invalidar los temores de las mujeres de Srebenica. La O.N.U. tenía una visión clara de lo que sucedía cuando la campaña británica de desinformación se ponía en ruta. Nuestro diario pudo obtener un memorándum confidencial a la atención de M. Akashi, establecido por un investigador de las Naciones Unidas para las relaciones civiles, el Sr. Michel Moussali, de fecha 31 de julio 1995. El memorándum concluye: 'Mientras que el número exacto de los que fueron asesinados, maltratados, detenidos y sexualmente agredidos permanece desconocido, los testimonios precisos de personas desplazadas y de miembros de las Naciones Unidos muestran que soldados serbios bosníacos cometieron violaciones graves de los derechos del hombre universalmente reconocidos, entre ellas la detención arbitraria y masiva de hombres y adolescentes civiles, así como ejecuciones sumarias'. No se puede concebir que el Ministerio de Defensa, que tiene operando en el lugar a la segunda fuerza militar en importancia, después de la de Francia, no haya se haya enterado de las conclusiones del memorándum de M. Moussali

... El informe continúa: 'El contingente Holandés de la fuerza de mantenimiento de la paz encontró, cerca de un río o un de un arroyuelo, diez (o nueve) cuerpos de hombres vestidos de civil. Uno de los soldados observó que parecería que estos hombres tenían agujeros de balas en la parte trasera del cráneo'. El informe agrega: 'Se habría sacado dos series de fotos de esta escena'.

... Las tropas holandesas grabaron, también, un documental video con diversas escenas de la caída de Srebenica. El general Hans Couzy, Comandante en jefe del ejército real holandés, admite que el video "fue destruido" por orden suya, puesto que este video hubiese perimitido también la identificar a las tropas holandesas. Por su parte el Ministerio de la Defensa holandés, dice que los rollos de película grabados por las tropas holandesas fueron destruidos, por utilización errónea de los líquidos durante el revelado en Holanda."

Extractos de The Observer - 10/09/1995

 



 

NOTA :

[1] Hipocresía necesaria para legitimar la propaganda burguesa. En este caso se trata de reivindicar una guerra "justa", sin miseria y sin sufrimientos, en la que los "tíranos culpables" los "brutos sanguinarios" tendrán, en última instancia, que doblegarse y rendir cuentas "ante el tribunal de la historia".