CO39.5.1 Subrayamos "¿Los orígenes del SIDA en 1959?" ¡La ciencia se retracta discretamente!

 

En 1993 publicamos en nuestra revista central un texto titulado "¡Sida, puro producto de la ciencia!" (Comunismo Nº33). Este texto, editado también en nuestras revistas centrales en francés e inglés, ha recorrido el mundo y suscitado numerosas reacciones y reproducciones. En diferentes países asambleas proletarias de obreros de la salud y de otros sectores, han tomado este texto como base para abordar el problema de la ciencia y el origen científico del Sida. Nos han llegado, y nos siguen llegando, numerosas expresiones de apoyo a las tesis que desarrollamos en este artículo.

Si hoy volvemos a tratar este sujeto es porque la actualidad sigue confirmando, nuestra tesis y porque los hechos mismos nos revelan el océano de hipocresía y confusión sobre el que navega la Ciencia.

Recordemos brevemente lo que afirmamos en dicho texto: primero que el Sida surge a principios de los años 70 como resultado del contexto creado por las nuevas posibilidades de explotación comercial que desarrolla, en esta época, la biología molecular y segundo, que los científicos, para ocultar la posibilidad del origen científico del Sida, se esmeraron en desconectar las fechas de aparición de la enfermedad de la fecha en la que fue posible fabricar el retrovirus.

"... para intentar otra vez alejar la fecha del nacimiento del Sida de los años en que las condiciones materiales se encontraban reunidas para fabricarlo en laboratorio (a partir de 1971) los científicos americanos "probaron" la presencia del anticuerpo del Sida en más de 50 % de las muestras de sangre cryoconservadas y sacadas en Kenya y Uganda durante los años 1959 a 1970. Este descubrimiento fue anunciado a gritos, como quien canta victoria, en todos los diarios del mundo. Unos meses más tarde y sin ninguna publicidad dichos progresos de la investigación fueron desmentidos: ¡los test en los que se basaban no reunían las garantías mínimas... no eran válidos!. ¡En estas circunstancias se decide simplemente confirmar, corroborar, a pesar de todo, estos diagnósticos retroactivos,... en base a una simple y nebulosa similitud en los síntomas descritos en los expedientes de los enfermos a los que se le había extraído la sangre! Para probar la verdad de sus posturas ¿qué mejor que inventarla?"
Luego, la mayor parte de los "especialistas", para dar mayor credibilidad al hecho de que los orígenes del sida se remontarían a antes del 71, tomaron como base de su argumentación los análisis de tejidos orgánicos de un hombre muerto en 1959. Numerosas páginas se escribieron acerca de este caso, las publicaciones, que se reproducían en toda clase de revistas, gritaban en son de triunfo. ¡Al fin, la Ciencia disponía de una prueba tangible que situaba el origen del Sida mucho antes del nacimiento de la biología molecular! Uno de los numerosos diarios que clamaron dicha "verdad", decía:
"Hoy, numerosos son los científicos que creen que el Sida apareció por la primera vez en Africa ecuatorial. La primera prueba de su presencia en el continente africano remonta a una toma de sangre efectuada en 1959 en lo que se llamaba en esa entonces Leopolville (Congo belga) y que actualmente es Kinshasa (Zaire)."
Extracto de la revista "Rolling Stone" en "El Clarín" (Argentina) 22/03/1992.
Muchos años pasaron y, gracias a esas campañas publicitarias, los ciudadanos terminaron por creerse que la Ciencia no era responsable de los orígenes de la terrible epidemia. ¡No es la Ciencia que produjo el Sida, sino el continente Africano!

Y hoy, cuando el interés a propósito de los orígenes del Sida es casi inexistente, un anuncio de la AFP afirma tímidamente y en pocas líneas que:

"El caso de Sida de 1959 se revela falso. Según nuevos análisis, los tejidos humanos contienen un virus de fecha muy posterior (1990). El primer hombre, al que se le diagnosticó muerte por Sida, no tenía esta enfermedad... Los tejidos que permitieron establecer ese diagnóstico no provenían de su cuerpo... Dos hipótesis son posibles: se mezcló accidentalmente los tejidos en el laboratorio, lo que es inconcebible (¡sic! NDR) o se cambió deliberadamente la muestra."
AFP en "Le Nouveau Quotidien" (Suiza) 27/03/1995
¡Sin comentarios!