EL EJÉRCITO Y LA POLÍTICA MILITAR DE ESTADOS UNIDOS

PRIMERA PARTE INTRODUCTORIA: CONOCER LOS GENDARMES DEL ORDEN CAPITALISTA MUNDIAL

Conocer el ejército, destruir el ejercito

Para los revolucionarios, el conocimiento del ejercito burgués es fundamental. Es siempre el sector militar el que marca por anticipado el paso del resto de la sociedad, prefigurando cambios en las estructuras sociales, la evolución de las contradicciones en las estructuras productivas y distributivas. Es el sector más dinámico de la economía, aquel en función del cual toda la ciencia es concebida y directamente experimentada y aplicada... Hoy más que nunca, toda la economía es economía de guerra, toda la economía es economía militar.

Al mismo tiempo, el estado de salud del ejército45 muestra de una forma remarcable el estado de desarrollo da la lucha de clases. Un ejército nacional sano, fuerte, unido, y disciplinado, marca la subordinación total del proletariado, su desaparición de la escena histórica como partido independiente y por lo tanto, la dominación total de los intereses de la burguesía, intereses que cada obrero uniformado está dispuesto a defender con su sangre. Un ejército donde predomina la permanente indisciplina, la dificultad de reclutamiento, las revueltas contra las ordenes de los oficiales, marca sin discusión el antagonismo de intereses entre burguesía y proletariado, la tentativa de remergencia histórica de éste, la necesidad y la posibilidad del proletariado de organizarse en fuerza para destruir el ejército... En fin, un ejército que no funciona más, cuya esencia es negada porque los soldados dejan de responder a toda disciplina nacional trasmitida por los jefes del ejército y se organizan con sus hermanos de clase en las asociaciones estrictamente proletarias fuera del control y contra el ejército46 para enfrentar a su propia burguesía, es el punto decisivo de una crisis política, que el proletariado podrá transformar en insurrección triunfante, si su dirección es sólidamente revolucionaria, comunista.

Décadas de predominancia de la ideología burguesa entre los obreros, nos obligan, incluso cuando queremos desarrollar un tema particular (en este caso el ejército de USA), a repetir el ABC de las posiciones comunistas. A pesar de que, algunos de nuestros lectores, encontrarán en ello una reiteración, nosotros repetiremos hoy que: para los revolucionarios no se trata de democratizar, conquistar, reformar, los ejércitos y policías, sino de DESTRUIR TODOS LOS EJÉRCITOS Y POLICÍAS DEL MUNDO.

Esta aclaración sería insuficiente, sino agregamos al mismo tiempo que ello requerirá inevitablemente EL APLASTAMIENTO EFECTIVO DE CUERPOS ENTEROS DEL EJÉRCITO BURGUÉS, Y LA ORGANIZACIÓN MILITAR DEL PARTIDO DEL PROLETARIADO.

Hoy el pacifismo (que lejos de impedir que los hombres se maten entre ellos, contribuye al mantenimiento del monopolio terrorista de la violencia en el ESTADO BURGUES), se esconde detrás de mil formas que es necesario desenmascarar. La peor de ellas, por haber costado más vidas obreras, es la más "socialista" y radical que consiste en difundir entre los obreros una idea totalmente falsa e imbécil de la revolución: que ella se realizaría por la simple disolución del ejército debida a la no obediencia espontanea de los soldados. Los pacifistas más radicales pueden admitir (como lo hacía la mayoría de los socialdemócratas a principios de siglo) que la revolución proletaria necesita ser violenta, que es necesario destruir los ejércitos, etc., e incluso pueden realizar una campaña antimilitarista; pero continúan a difundir la idea verificada 1000 veces como falsa, según la cual la insurrección se realiza el gran día en que los soldados se niegan a tirar contra los obreros, y meten presos a los oficiales y punto,

Sin pretender ser exhaustivos, digamos contra esos pacifistas que:

Gran gendarme del orden capitalista mundial


No es un secreto para nadie que el ejército norteamericano48, conjuntamente con el ejército ruso, constituyen los dos mayores gendarmes de la mantención del orden de opresión, hambre, explotación y miseria que existen en el mundo entero. Están presentes en todos lados, a través de sus armas, sus instructores, sus torturadores, sus financiamientos, sus municiones, sus cursos pagos para oficiales, y también directamente a través de sus propias fuerzas de intervención. En esta segunda categoría, deben comprenderse, el conjunto de intervenciones efectuadas a través de los ejércitos subsidiarios de Estados aliados o bajo control total como: Cuba, Israel, Francia, China, Vietnam, Etiopía, Arabia Saudita, etc. En todos los casos los ejércitos tiene el doble papel contrarrevolucionario de reprimir directamente la lucha proletaria y de desarrollar la guerra imperialista. En los dos casos se mata al proletariado.

Así, el ejército norteamericano del cual nos ocuparemos exclusivamente aquí, no es simplemente un ejército contra el otro bloque imperialista; sino que al mismo tiempo sirve (y ha servido desde su origen) a la represión directa de luchas y sublevaciones obreras en el mundo entero (como el ejército francés en África, el ruso en Europa del Este, etc.). Centenas de veces ha sido liquidado por la represión y el terrorismo directo una situación social explosiva, reimponiendo así el siniestro orden Capitalista.

Claro que en todos los casos se beneficia particularmente a una fracción específica de la burguesía49, pero desde el punto de vista que nos interesa (donde las contradicciones interburguesas son secundarias) casi siempre se trata de socorrer a los cuerpos represivos nacionales contra el proletariado. Solo en América Latina el ejército norteamericano ha realizado casi 200 intervenciones directas (las cifras varían según la fuente de información y los criterios utilizados para definir una intervención como directa) de las cuales la mayoría (hasta 84 % según la fuente) "coinciden" con la existencia de grandes movimientos proletarios, en el país concernido: "huelga general y revolucionaria", "situación global de agitación y terror contra la propiedad", "clima general de sedición y vandalismo" y solamente una minoría pueden explicarse por la necesidad de cambiar un gobierno por otro o imponer un cambio en la política del gobierno, etc., objetivos que en la mayoría de los casos no requieren la intervención del ejército.

Nos ocuparemos exclusivamente aquí del ejército y la política militar norteamericana, por ser el Estado Norteamericano y su ejército, al mismo tiempo gendarme de gendarmes del orden capitalista mundial y modelo tecnológico de todos los ejércitos del mundo50. Hoy está siendo preparado para ejercer más que nunca ese rol de gendarme, de represor directo de las luchas obreras, en cualquier parte del mundo. Pero no olvidemos que el ejército ruso desempeña exactamente ese mismo papel, y que se prepara a desempeñarlo en el futuro, que todos los ejércitos del mundo son doblemente contrarrevolucionarios por matar los proletarios y hacerlos matarse, desangrarse mutuamente.

En cada parte del mundo es fundamental poner en evidencia la responsabilidad del joven proletario que mañana será llamado a vestir el uniforme para matar a su hermano. Es necesario agitar la verdad subversiva de que él puede y debe unirse a la lucha por destruir el ejército en el que las condiciones materiales (salarios u reclutamiento obligatorio) lo obligan a alistarse. Y sobre todo metiendo al descubierto la IDENTIDAD total que existe entre el soldado norteamericano, español, portugués, belga, francés, "buen ciudadano, trabajador y padre de familia ... que viste el uniforme asumiendo la defensa de la patria y la defensa del ejército, con el perverso soldado nazi o el guardián de un campo de concentración estalinista; entre el héroe del trabajo, hombre del partido y del sindicato en Cuba que en nombre del internacionalismo echa Napalm sobre la población de Eritrea, con los pilotos yanquis que aceptaban bombardear Vietnam, con el torturador pinochetista, con los que se hicieron miembros del escuadrón de la muerte en Guatemala, Brasil, Argentina, Paraguay...

Notas:

45 Nos estamos refiriendo a la totalidad de las fuerzas militares, ejército, marina, aviación y para ello hemos utilizado indistintamente solo "ejército", "fuerzas militares" o "fuerzas armadas".

46 Ello no excluye la propaganda contra el ejército realizada al interior mismo de los cuarteles, navíos, etc. (es decir al interior del lugar de reclusión -como la fábrica para los otros obreros- de los obreros uniformados), la formación de consejos u otras organizaciones de soldados. Al contrario, la consigna "organicémos fuera y contra del ejército", como la de "organicémonos fuera y contra los sindicatos" se concretiza en la organización de los obreros y soldados también en su lugar de reclusión y trabajo, asociaciones que serán articuladas en las organizaciones territoriales del proletariado.

47 Cuando decimos "período largo" no nos referimos necesariamente a número de años, dado que la guerra social entre clases puede permitir la maduración en algunos meses -o días- las contradicciones que en otras circunstancias han exigido siglos.

48 Resulta realmente difícil el encontrar un nombre para designar el ejército y el Estado de un país que no tiene nombre específico. Estados Unidos hay muchos (Brasil, México, etc.), Norteamérica, o América a secas son denominaciones aún más inadecuadas. Estado yanqui, tiene una significación histórica precisa y ha adquirido una connotación tercermundista, es decir burguesa. No hemos encontrado otra solución que la utilizada por la gran prensa, de utilización indistinta de estos términos.

49 Habitualmente se simplifican las cosas hasta el extremo de decir que se trata de la "burguesía norteamericana", como si el capital tuviese a priori intereses por país. La realidad es por el contrario mucho más compleja y cada guerra imperialista -localizada o general- encuentra siempre a la burguesía de cada país, dividida entre los dos campos imperialistas; hasta el momento que una fracción impone por la violencia la unidad nacional a la otra. En toda fase de preguerra hay una agudización de la lucha interfracciones. En el caso que estamos considerando conviene saber que la fracción de la burguesía puramente "norteamericanista" que está interesada en la exclusiva protección del espacio de acumulación "Estados Unidos", no coincide con la más fuerte a nivel del capital internacional, es decir, con aquella cuyas condiciones competitivas son las mejores (derivadas directamente de la ley del valor en su aplicación internacional), y que posee poderosos representantes en todos los países. Sin embargo, son precisamente los intereses de esta fracción, que son a la vez los del capital más dinámico, "progresista", es decir del capital a secas, los que parecen constituir la gula principal y determinante de las intervenciones directas del ejército norteamericano.

50 Hasta el presente el ejército ruso solo había podido competir sustituyendo la cantidad a la tecnología. Según estudios recientes, esto estaría cambiando rápidamente: la importancia relativa otorgada a la tecnología militar -investigación y desarrollo- ha sido considerablemente superior al interior del Estado Ruso durante los últimos años y existiría ya una equiparación e incluso una superación en ciertos dominios.

 


CO8.5.1 El ejército y la política militar de los Estados Unidos :

Primera Parte Introductoria : Conocer los Gendarmes del Orden Capitalista Mundial.